La campaña “No en mi buzón” contra la propaganda electoral se viraliza

La campaña “No en mi buzón” contra la propaganda electoral se viraliza

El 10 de noviembre tendrán lugar en España nuevas elecciones generales, lo que se traduce en que los ciudadanos volverán a recibir sobres con propaganda electoral en sus buzones, tan solo unos meses después de la campaña anterior.

Ante esta situación, se ha viralizado en las redes sociales la campaña No en mi buzón contra la propaganda electoral, que además ha logrado saltar a los medios de comunicación. Así, diversos portales digitales han optado por explicar cómo deben actuar los ciudadanos que no deseen recibir en el buzón las comunicaciones electorales de los partidos, pagadas a cargo del erario público.

El pasado mes de diciembre se aprobó una modificación de la Ley Electoral que permite al ciudadano solicitar que no se le envíe propaganda electoral por vía postal, eso sí, haciendo la petición en los trece días posteriores a la convocatoria de elecciones, de modo que en el presente caso la fecha límite sería el 7 de octubre.

Aquellos que no deseen recibir la propaganda electoral, deberán acudir a la web del INE y rellenar el formulario web de “Solicitud de exclusión/inclusión en las copias del censo electoral que se entregan a los representantes de las candidaturas para realizar envíos postales de propaganda electoral”. Para ello, será necesario contar con certificado electrónico o estar inscrito en el Sistema Cl@ave de acceso.

La exclusión de este listado que se remite a los partidos, evitará que puedan hacer llegar propaganda electoral por vía postal, pero no a través de otras vías como Facebook. Uno de los partidos que apostó la pasada primavera por la plataforma de Mark Zuckerberg fue Podemos; la formación liderada por Pablo Iglesias invirtió más de 600.000 euros únicamente en su perfil oficial, a los que había que sumar los más de 70.000 euros pagados para promocionar el perfil de Irene Montero o los más de 40.000 de la página del propio Iglesias. La formación morada fue la que más pagó a Facebook en publicidad, por delante del Partido Popular (más de 250.000 euros) y Ciudadanos (más de 225.000 euros).