Powerade pone en circulación unas “sinceras” postales de disculpa para atletas confiados

Pos2

Powerade pone en circulación unas “sinceras” postales de disculpa para atletas confiados

La campaña That’s Some Kind of Power, de Powerade, llega en su siguiente fase lanzando unas divertidas tarjetas de disculpa especialmente diseñadas para que los atletas se disculpen con sus rivales y compañeros de equipo por su juego dinámico.

pos

Se trata de una colección de 10 postales que se han puesto a disposición de forma gratuita en la red. Todas ellas contienen un mensaje de “lo siento, pero no lo siento”, dadas las circunstancias imprevistas que ha causado la confianza de los atletas. “Lo lamento. Marqué muchos goles así. Espero que esto no afecte a nuestra amistad”, se puede leer en una de ellas, que muestra a una futbolista haciendo una chilena delante de otra jugadora.

Las tarjetas han sido creadas de la mano de Wieden + Kennedy. De acuerdo a Alex Ames, gerente senior de IMC de Powerade, todos los mensajes son descaradamente competitivos (“como niños”) pero contienen toques conmovedores. Por ejemplo, unas mariposas que surgen del destrozo de una canasta o un conejo que viene a consolar a un jugador de baloncesto que no pudo jugar.pos4

Los primeros llegaron hace una semana. Cuando lo abrimos, comenzamos a reír, porque es el tipo de ridículo correcto. Hay papel de oro que parece muy reluciente, además tiene ese sello de Wieden, esa credibilidad que da trabajar con diseñadores de postales reales que aseguraban que el stock era correcto y los diseños parecían de verdad, porque así es”, afirma Ames.

La marca y Wieden + Kennedy han creado estas postales como una adición a la campaña televisiva que ya estrenaron durante el torneo de baloncesto NCAA de 2018. En el anuncio, el dueño de una tienda cuenta a sus clientes cómo hubiera sido su vida si hubiera podido contar con la bebida durante su juventud.

El spot se reactualizó durante el último Mundial de fútbol de la FIFA, de Rusia, como una espectacular mini película en la que el dueño de la tienda se convierte en una auténtica superestrella del fútbol.